miércoles, 1 de enero de 2014

Yes






Yes nunca fue una de mis bandas favoritas. De hecho, al margen de dos sencillos de éxito (Incluidos en su álbum más vendido), no conocía nada más. Su carrera es mucho más larga, remontándose sus inicios a finales se los sesenta. Pero siempre ha sido muy desconocida para la mayor parte del público. Sobretodo para todos aquellos que les descubrimos al vernos atraídos por "Owner of a Loney heart" o "Leave It", sus dos singles de gran éxito. Y es que con estas canciones la banda dio un giro de tuerca a su estilo, que hasta la fecha estaba encasillado en el rock sinfónico y conceptual (ya desfasado a finales de los setenta), donde demostraban verdadero virtuosismo musical. Esa tendencia era muy querida por los fans pero muy poco afín a la mayor parte del público. Así que Yes hicieron en 1983 lo mismo que hicieron muchas otras bandas y cantantes de los sesenta y setenta. Reciclaron su estilo y consiguieron así convertir esa nueva década en su década y la de mayor éxito en su carrera.


Owner of a Lonely Heart



Lo cierto es que "Owner of a Lonely heart" es un gran ejercicio de maestría instrumental y vocal por parte de la banda. Uno de esos temas con magnetismo que te atraen irremediablemente. Que suenan atractivos desde sus iniciales acordes de guitarras, hoy ya convertidos en unos riffs clásicos en la historia del rock.
El éxito les dio la razón, a pesar que sus seguidores de siempre ya no se sintieran cómodos con ese nuevo sonido (o quizás porque ahora gustaban a todo el mundo y no sólo a unos pocos). La crítica también les aplaudió y de este modo Yes consiguió mantenerse unos años más entre los escalafones más altos del mundo del rock.

El otro tema que me gustaría recordar es el fantástico "Leave it" también de 1983. Este segundo single se convirtió en éxito y lo que más recuerdo es su excelente vídeo-clip. La canción es otra demostración de maestría en todos los sentidos. 


Leave It



La alucinante voz de su vocalista estaba especialmente brillante en esta etapa. Donde parecía sobresalir de forma especial con el nuevo sonido, mezcla de rock y algo de electrónica, que habían desarrollado con la inigualable ayuda de Trevor Horn (The Buggles) como productor y con el que consiguieron ponerse de moda. Recuerdo ver el asombroso vídeo-clip infinidad de veces y escuchar el tema con auriculares me resultaba toda una experiencia. La canción esta muy trabajada a nivel de arreglos, que nos sorprenden a cada segundo. Creo que es una obra maestra y gracias a esta canción se mantiene su recuerdo vivo. Resulta curioso que este regreso de la banda fuese casi una casualidad. Ya que la intención inicial era haber grabado estos nuevos temas bajo otro nombre, pues Yes ya había sido disuelta en 1981.

El nuevo sonido de 1983 contenía todo el virtuosismo que algunos habían celebrado en sus anteriores etapas. Pero además carecía de la parte pretenciosa, recargada y pesada de digerir que había caracterizado el rock progresivo de los setenta. Con lo que, a mi entender, consiguieron un equilibrio perfecto entre comercialidad y calidad (del mismo modo que lo hicieron otras bandas como Queen o Genesis). Como he comentado antes la banda ya se había disuelto en 1981, así que en su regreso se trataba de reinventarse o morir.
Gracias a este cambio de rumbo en su estilo consiguieron a traer a miles de nuevos fans. Yo fui uno de esos nuevos fans que compró su disco. Aunque los demás temas del álbum nunca me entusiasmaron demasiado.





A pesar de este exitoso regreso y del éxito y popularidad de sus dos primeros sencillos (con el resto no ocurrió lo mismo), desaparecieron de mi vista. Quiero decir que, aunque continuaron (y continúan) en activo, no recuerdo nada más de ellos. No volvieron a destacar con sus nuevos trabajos, al menos del modo que lo habían hecho con su álbum 90125 de 1983. Estoy seguro que los fans de la banda no les perdieron la pista como yo.


Changes


It can happen


Si hablo de sus componentes, la banda ha sido un ir y venir de gente a lo largo de su historia y a mi me resulta un verdadero lío saber quienes son unos y otros, ya que nunca les seguí. Al margen del vocalista Jon Anderson que creo es muy conocido por la mayoría. O el productor y cantante Trevor Horn. Que también fue escogido como cantante para uno de los discos de la banda: Drama (1980).


And You and I


Does it really happen?



Para mi Yes son "Owner of a lonely heart" y "leave it". Estas dos canciones fueron la aportación que la banda hizo a mi memorial musical de los ochenta. Que siguen tan vivas y suenan también hoy día como la primera vez que las escuché.





No hay comentarios:

Publicar un comentario