lunes, 1 de febrero de 2016

Sydney Youngblood




A finales de los ochenta la música sufrió un cambio drástico. Era algo que se vislumbraba desde hacía tiempo pero pareció caer de golpe como una losa sobre todos nosotros. A mediados de los ochenta pocos recordaban la New Wave, el tecno y otras tendencias de principios de la década, grupos como Yazoo o The Human League parecian no interesar a nadie (a parte de a mi), a pesar de que aún estaban ahí. Además la música de finales de los setenta estaba desaparecida por completo y parecía muy anticuada. La música que se empezó a escuchar por todas partes era minimalista y barata y contrastaba con el virtuosismo y el cuidado en las producciones anteriores. Hablamos de el Acid, Acid-House y otras tendencias, que fueron ocupando el espacio y desplazando al resto. Entre 1987 y 1989 se instauraron esos ritmos repetitivos que luego degenerarían en la música máquina en los 90. A muchos les pilló desprevenidos y algunas bandas no consiguieron entender lo que estaba ocurriendo. De entre todo aquello se movían artistas que aprovechaban esos nuevos ritmos y sonidos para sacar buenos productos e intentar dar a los ochenta un final más honroso, y lo consiguieron porque fueron muchos. Sydney Youngblood era uno de ellos.

Sit and Wait

Aunque su carrera se extendió durante los 90, tampoco se puede decir que destacara demasiado. Tan sólo sus éxitos "Sit And Wait" y "If Only I Could" le colocaron en los primeros puestos de las listas durante 1989. La primera sobretodo sonaba hasta en la sopa...(Como se suele decir).



If Only I Could


Otros temas de ese año: "Feeling Free"(junto a Elaine Hudson) y su versión de "I´d Rather Go Blind"(original de Etta James) que consiguió meterlo en los charts americanos. Otra versión fue la de "Ain´t no Sunshine".

Feeling Free (con Elaine Hudson)


I´d rather Go Blind


Ain´t no Sunshine


Su primer tema "Congratulations"(1988) tuvo bastante éxito también aunque hoy en día esta totalmente olvidado. Su base rítmica fue una copia de las que inventaron Soul to Soul que por aquellos años arrasaban con su primer álbum (otra de esas bandas de las que sacar algo bueno de aquellos últimos años de los ochenta) y también recuerda mucho a Milli Vanilli. Esos parecidos le trajeron problemas por las críticas que generaban.
Otras canciones: "Hooked On You", "Wherever You Go" o "Anything", Cada vez desviándose más hacia el soul.
Congratulations


Hooked On You


Su voz resultó siempre muy personal, sus interpretaciones tenían la suficiente fuerza y encanto como para brillar por encima incluso de los temas que interpretaba. Desde mi punto de vista es su voz la que le da carácter a sus canciones y la que hace que te pares a escucharle.
A pesar de que musicalmente continuó robando el estilo a otros, en "No Big Deal" seguro que os parece escuchar a Ace Of Base y "So Good So Right" utiliza una base rítmica propia de Culture Beat (!?).
Parecía que copiaba todo lo que tenía éxito.


Wherever You go


Anything


No Big Deal


So Good So Right (All I can do)

Su voz es lo suficientemente buena como para poder disfrutar de sus temas sin complejos y "Sit and Wait" un buen tema que bailar y recordar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario